¿Cómo puede un municipio trabajar por la Seguridad Ciudadana? Las claves del Taller del 3er de Buenas Prácticas

¿Cómo puede un municipio trabajar por la Seguridad Ciudadana? Las claves del Taller del 3er de Buenas Prácticas

En nuestro tercer taller de buenas prácticas, invitamos al municipio de Peñalolén a dar testimonio de su efectivo plan de seguridad y al académico Hugo Fröhling a reflexionar sobre las posibilidades de acción en las comunas.

¿Qué pueden hacer los municipios para fomentar la seguridad ciudadana? ¿Cómo lograr programas realmente efectivos? Estas y otras preguntas fueron el centro de la conversación del tercer Taller de Buenas Prácticas de la incubadora Gestión Municipal Uc-Bci.

Comenzando con un interesante análisis de Hugo Frühling, director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, sobre el marco de acción y el rol de los municipios en el cuidado de la seguridad de los ciudadanos, el taller se centró en la exitosa experiencia de la comuna de Peñalolén.

Este municipio se ha convertido en un gran ejemplo de gestión al realizar diversas acciones que han impactado en la seguridad de la comuna, logrando reducir los niveles de delito y la sensación de inseguridad.

La preocupación por la seguridad ciudadana

Las municipalidades son fundamentales para el desarrollo de la seguridad ciudadana, un asunto que debe trabajarse desde el conocimiento profundo de lo local. Desde los años 90 su rol en materia de seguridad comenzó a formar parte del debate, por ser uno de los temas centrales que afectan a todos los ciudadanos y el delito varía notablemente de acuerdo al territorio.

En Chile tuvimos una primera Política Nacional de Seguridad Ciudadana en el año 2004, la cual ha seguido desarrollándose con diferentes enfoques. Sí, con el paso del tiempo se ha avanzado considerablemente, pero siguen existiendo desafíos pendientes de resolver, comenta Hugo Frühling.

Los planes suelen ser demasiado genéricos y no se adaptan a la realidad local de cada comuna, lo cual es clave para lograr efectividad. Además existe la necesidad de contar con mayores recursos y una mejor coordinación entre las acciones y programas de prevención del delito.

Como el delito tiene una multiplicidad de factores, por lo que los proyectos y programas de gobierno central y local debieran desarrollarse en distintas áreas:

  1. Prevención social centrada en la familia, escuela o comunidad: Planes como Chile Crece Contigo u otros planes que estén relacionados con la niñez, programas de desarrollo de la familia, prevención violencia intrafamiliar, centrarse en la educación, entre otros.
  2. Programa focalizados en territorios: Un ejemplo chileno es Barrio en Paz, donde se busca intervenir el tejido urbano directamente, mejorando la iluminación, organizando a los vecinos, etc. En vez de centrarse en grupos, se hace una selección del territorio, intervenciones que ha sido ampliamente exitosas en ciudades como Medellín y Río de Janeiro.
  3. Acciones a infractores de la ley: Reinserción, servicios de reducción del consumo de drogas, del control de daños, entrega de salud, servicios sociales, entre otros. La persona que recién sale de la cárcel no recibe una mano que la ayude en las primeras semanas luego, es probable que siga cometiendo delitos, recalca Frühling.
  4. Otros proyectos: Programas multisectoriales que involucren iniciativas conjuntas entre distintas agencias del gobierno.

Una clave que no puede ser ignorada, recalcó Hugo, es que la política pública de seguridad debe ser focalizada. “En grupos, en territorios, en lugares y no solo porque está demostrado que la distribución de estos hechos en el territorio no se produce al azar, sino porque es la única manera de saber si algo resulta”.

Además de esto, la intervención debe estar focalizada en lo que importa y en base a los recursos que se tienen. Pero, ¿Cómo llevar a cabo una intervención en seguridad?

En primer lugar realizando un diagnóstico útil y teniendo un marco teórico sobre proyectos de intervención similares. Luego definiendo objetivos alcanzables y acciones para lograrlos. Finalmente implementando los programas y evaluando oportunamente, sin atribuir de inmediato los cambios a la intervención en sí misma.

El notable ejemplo de Peñalolén

Los desafíos son numerosos, pero se pueden lograr cambios. Peñalolén es un caso ejemplar por su gestión y teniendo la seguridad como uno de sus ejes estratégicos principales, cuenta hoy con numerosos programas que se han enfocado principalmente en la prevención del delito.

Luego de más de una década impulsando iniciativas y con la convicción de que es posible mejorar, el año 2012 lograron formar una Dirección de Seguridad Ciudadana, un paso que permitió independizarse de la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO) y tener un espacio autónomo para tomar decisiones y la destinación de presupuesto.

Más allá de detallar cada iniciativa que han logrado establecer en la comuna, Viviana Palma, encargada de la Unidad Técnico-metodológica de la Dirección de Seguridad Ciudadana, se centró en la manera en que han trabajado y de qué modo han logrado una mayor efectividad.

Explicó que el eje “Peñalolén Seguro” es una prioridad que todas las direcciones municipales deben considerar en sus acciones. Además de esta importante coordinación interna, se han establecido trabajos conjuntos con otras unidades que no dependen de la Municipalidad, como Carabineros, PDI, inmobiliarias y otros privados.

Con la experiencia que han ganado en las diversas iniciativas, en Peñalolén se han dado cuenta de la importancia de enfocarse principalmente en la prevención, más que en la asistencia del delito. También han notado lo importante que es la participación de la comunidad, por lo que realizar un correcta comunicación ayuda muchísimo: vecinos informados, involucrados y participativos es parte fundamental de una intervención exitosa.

“Queremos una Seguridad Ciudadana que promueva la cohesión social, la participación comunitaria y la coproducción de seguridad, reconociendo en la comunidad el poder que tienen en tanto viven los problemas, conocen su desarrollo, etc.”, afirma Viviana.

A estas fortalezas que hacen de la comuna un ejemplo a seguir en materia de seguridad, se agrega la importancia que le dan al diagnóstico, donde los datos levantados han de transformarse correctamente en información para la toma de decisiones.

– ¿Cómo trabajan para disminuir el delito y la sensación de inseguridad?

Tres ámbitos de acción en Peñalolén les han permitido enfocarse adecuadamente en sus intervenciones: Gestión Territorial y Prevención; Atención especializada en Prevención y Reinserción; y Coordinación interinstitucional para el control y la fiscalización.

Así han surgido iniciativas como el Programa de Convivencia Comunitaria, las Comunidades Integrales Preventivas para la infancia, 24 horas, el Sistema de Alerta Temprana para la deserción escolar, Peña Integra para la reinserción laboral y SOS mujer, entre otros.

Y el desafío sigue. En el municipio saben que no basta con implementar un plan y dejarse estar, sino que hay que renovarse constantemente y buscar nuevas maneras de abordar los problemas de seguridad. Como bien recalcó Viviana, el delito es dinámico.

“Cuando uno lleva un tiempo trabajando en el mismo tema, si no se reinventa hay altas probabilidades de que se quede en una zona de confort y no es la idea, nosotros queremos hacer cosas distintas. Sabemos que hemos hecho un buen trabajo, pero queremos que eso sea mejor y esto pasa también por escuchar a los equipos, por mirar los diagnósticos que tenemos, poder conversar entre nosotros”, asegura Viviana.

Es por eso que están constantemente desarrollando nuevos programas y mejorando los ya existentes. Un ejemplo es el 1er Concurso de Buenas Prácticas Comunitarias de Seguridad, que busca reconocer las estrategias innovadoras desde la comunidad en los distintos ámbitos de acción.

Este 3er Taller de Buenas Prácticas finalizó con una conversación entre todos los asistentes, donde funcionarios de las comunas de Maipú, Conchalí, Huechuraba y Estación Central compartieron sus iniciativas e inquietudes respecto a la seguridad ciudadana. En gran parte de los casos, la gestión focalizada está recién comenzando, por lo que conocer la experiencia de Peñalolén y el camino que han recorrido para tener éxito fue algo muy fructífero.