En dos años, medio centenar de municipios ya le ha dicho “adiós” a las bolsas plásticas

En dos años, medio centenar de municipios ya le ha dicho “adiós” a las bolsas plásticas

Ya parece casi de otra época, cuando en la comuna de Pucón, el 1 de diciembre de 2014, comenzó a regir la ordenanza que eliminaba las bolsas plásticas del comercio.

En el municipio de la región de la Araucanía ya habían realizado una marcha blanca desde enero de ese año, tras la ordenanza de noviembre de 2013, que sirvió mucho para poder enfrentar este cambio cultural que implicaba el dejar la costumbre de llenarse de bolsas de polietileno. Ahora había que optar por las reutilizables.

“Hubo mucho pataleo y alegato. Pero, a dos años, las cosas han funcionado bastante bien. No tuvimos los problemas que se plantearon en su minuto y el turismo se ha beneficiado. La gente que busca destinos sustentables se viene para acá”, explicó a El Mercurio Eugenio Benavente, presidente de la Cámara de Turismo del balneario, entidad que propuso la idea al municipio junto a otras.

bolsas-03La idea fue tan llamativa que rápidamente fue replicada por otros municipios sureños, como Punta Arenas y Natales. De acuerdo al alcalde de esta última, Fernando Paredes, en palabras transcritas por el mismo medio capitalino, “los propios vecinos entendieron que la ordenanza iba en beneficio de la comunidad y el turismo. No hemos sacado ninguna multa y en el entorno de la ciudad no existe ninguna bolsa plástica”.

Y así, otras comunas más grandes también fueron haciendo suya esta iniciativa, limitando el uso de las bolsas plásticas, como por ejemplo Concepción, que desde el 1 de febrero de este año ha puesto la cota máxima de tres. Hoy, existen 48 comunas de las 354 que hay en el país que cuentan con regulaciones de este tipo. Y hay otras siete que evalúan adoptar la normativa, entre ellas, Santiago.

Recientemente, a más de 700 días desde que esta idea-luz brilló con fuerza en Pucón, un nuevo municipio se ha sumado a esta iniciativa: El Quisco. Desde noviembre, la idea es incentivar las bolsas reutilizables, sobre todo en los principales comercios de la zona, considerando que de utilizar toda una vida este tipo de bolsas una persona podría ahorrar más de 12.000 bolsas plásticas.

Hay otros que están ya planificando su entrada. Es el caso de Antofagasta, quienes esperan comenzar durante el 2018. Para eso, iniciarán una marcha blanca durante esta época estival para ir concientizando a los vecinos y turistas.

bolsas-01Para el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, esta tendencia “ayuda a crear una conciencia de uso responsable de las bolsas, y a avanzar hacia una cultura de reciclaje que será fortalecida con la implementación de la nueva ley”, palabras recogidas por El Mercurio.

Las comunas que están limitando el uso de bolsas plásticas, según cifras entregadas en mayo a Publimetro por el Ministerio del Medio Ambiente, con fecha de mayo de este año (y actualizada por GestionMunincipal.cl), son: Antofagasta y Calama (de Antofagasta); Vallenar (de Atacama); Vicuña y La Serena (de Coquimbo); Villa Alemana, El QuiscoValparaíso e Isla de Pascua (de Valparaíso); Santiago, Pirque, RecoletaProvidencia (Metropolitana); Requínoa, Pichilemu, San Vicente de Tagua Tagua, Machalí, Coltauco y Placilla (de O’Higgins); Hualpén , San Pedro de la Paz y Concepción (Biobío); Pucón, Victoria, Curarrahue, Villarrica (de la Araucanía); Los Lagos, Panguipulli, Mariquina, PaillacoFutrono, Valdivia, Lago Ranco y Rio Bueno (de Los Ríos, que será la primera región libre de bolsas en 2018); La Unión, Los Lagos, Puerto Varas, Futaleufu, Purranque y Osorno (de Los Lagos); Chile Chico, Coyhaique, Cisnes, Cochrane, O´Higgins y Tortel (de Aysén); Cabo de Hornos, Torres del PayneNatales y Punta Arenas (de Magallanes).

Tal como se expresó en nuestro sitio GestionMunicipal.cl en agosto de este año:

“Las medidas que están adoptando los municipios tienen que acaparar aplausos: cambio masivo de bolsas plásticas por otras reutilizables, talleres de educación para la comunidad, incentivar que los comercios tengan sello verde y hagan descuentos para quienes utilicen bolsas biodegradables. Lo otro, es llevar a cabo la reducción de su uso de forma gradual y no de un día para otro para que la gente logre tomar medidas al respecto. El uso del lenguaje también es algo que los municipios han tenido en cuenta. No se trata de ‘prohibir’ las bolsas plásticas, si no de sustituirlas por unas que sea compostables”.

 

Noticia elaborada a partir de la información de la edición de El Mercurio de 14 de diciembre de 2016 y de Publimetro del 18 de mayo de 2016.