Los ocho desafíos que tienen los municipios para aumentar la confianza de los vecinos

Los ocho desafíos que tienen los municipios para aumentar la confianza de los vecinos

No es nuevo que Chile, como muchos otros países, está atravesando una crisis de confianza a nivel institucional. Este problema explota con casos de corrupción en la política y colusión en las empresas. Dentro de este escenario, los municipios, los gobiernos locales, son los mejor evaluados con un 38% de confianza según la percepción de la ciudadanía (Adimark 2015), pero de todas formas tienen muchos desafíos por delante. El Centro de Políticas Públicas UC en el marco de la Incubadora de Gestión Municipal UC-BCI dio a conocer cómo funciona la confianza, qué ayuda a fortalecerla y qué la destruye en el estudio Confianza municipal: percepciones desde la escala local.

Hay tres beneficios claves que otorga la confianza a las sociedades:

  1. Beneficios económicos, ya que la capacidad de asociación y el intercambio económico están dados por la confianza y el capital social
  2. Beneficios sociales, como la cohesión social que es clave para vincularse con otros y cooperar con ellos
  3. Beneficios políticos, como sustentabilidad, legitimidad y buen funcionamiento de las democracias

Según la OCDE, el ciudadano deja de confiar cuando las expectativas que se hicieron de las instituciones (políticas, económicas y sociales) no se cumplen. Para los municipios, el desafío es llevar a cabo un proyecto comunal. Por la cercanía que tienen con las personas, son instituciones bastante exigidas y demandadas, que dan la percepción de que están obligadas a solucionar todos los problemas, cuando su rol es: Actuar como presentador de servicios y como garante de la participación del proceso.

En el marco del estudio Confianza municipal: percepciones desde la escala local, se definieron una serie de ámbitos relevantes para los ciudadanos y los desafíos que tienen los municipios para satisfacerlos:

  • Imparcialidad: Equidad en los gastos e inversión territorial

En este ámbito, los desafíos para la gestión municipal son considerar la diversidad social y barrial en la planificación y ejecución de la inversión en el territorio y transmitir y difundir a la población los criterios detrás del gasto e inversión.

  • Capacidad de dar respuesta: Adecuada gestión de recursos en las inversiones públicas

Acá los desafíos son fortalecer las instancias de diagnóstico sobre las necesidades comunales y priorizarlas para dar mejor respuesta y en caso de que los proyectos cambien en el camino, informarlo debidamente dando las razones.

  • Buena experiencia en servicios municipales

Para mejorar la experiencia hay que mejorar la atención en los servicios presenciales, la capacidad de adecuación de la respuesta municipal a los problemas vecinales y entregar certezas sobre los tiempos de los procesos y cumplirlos, que muchas veces es más importante que la velocidad con que se haga.

  • Apertura e inclusión: Transparencia y difusión de la información sobre la gestión municipal

Los desafíos definidos en este aspecto son acercar la información sobre gestión a los vecinos (organizados y no organizados) y disminuir los márgenes de incertidumbre.

  • Involucramiento e incidencia de la participación de los vecinos en la gestión municipal

En este ámbito hay que trabajar para ver cómo vincular a las personas en las etapas de los proyectos y en sus respectivas modificaciones. Difundir las decisiones tomadas en conjunto con los vecinos y minimizar el esfuerzo y los costos asociados a participar.

  • Cercanía con la autoridad

Los desafíos acá son cómo utilizar la cercanía de manera generalizada en la gestión sin caer en la arbitrariedad y cómo transformarla en algo que involucre a funcionarios municipales y otras instancias.

  • Establecimiento de reglas en el territorio y/o fiscalización

Asumir que las tareas de control y fiscalización tienen elevados costos para la municipalidad es el primer paso y luego ver cómo incentivar la corresponsabilidad de los vecinos en esta tarea.

  • Incumplimiento de promesas

En este último aspecto, el desafío es facilitar el seguimiento de las promesas  que establecen las autoridades locales, informando del porqué las que no se pudieron cumplir fallaron y haciendo partícipe a los vecinos en las soluciones alternativas.

Como se puede apreciar, esto no tiene que ver solo con las autoridades sino también con la participación de los vecinos. El desafío más importante es empoderar a la ciudadanía para que se involucre y así se construya un municipio entre todos, generando más sentido de pertenencia y aumentando la confianza entre unos y otros.