Peatones adictos al celular: Dos medidas internacionales

Peatones adictos al celular: Dos medidas internacionales

Según datos entregados por la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (CONASET), alrededor del 80% de los accidentes protagonizados por peatones se deben a su propia imprudencia. Cruzar con luz roja, no respetar los cruces regulados y transitar con audífonos o pendientes del celular se cuentan entre las conductas más riesgosas y que causan la mayor cantidad de atropellos en las zonas urbanas.

Precisamente, el caminar con la vista concentrada en el celular es uno de los temas que causa cada vez más preocupación. Hablar por Whatsapp o revisar Facebook mientras cruzamos la calle se ha vuelto una práctica habitual y alarmante considerando, además, que el campo de visión de una persona centrada en la pantalla de un móvil se reduce al 5% del habitual.

¿Qué hacer frente a esta realidad? ¿Luchar contra los peatones despistados o unírseles? ¿Qué han hecho otras ciudades del mundo?

Hace un par de semanas, la ciudad española de Sant Cugat del Vallés instaló un semáforo en el suelo para aquellos peatones que pasean por la calle mirando el celular. Esta instalación consiste en una franja de luces de color rojo ubicadas al final de la acera que se encienden cuando está prohibido el paso a los peatones.

Esta medida ya ha sido tomada también en ciudades alemanas como Ausburgo o Colonia. En dicho país también existe una aplicación que envía un aviso a los peatones cuando intentan cruzar un semáforo en rojo, mientras que en Amberes (Bélgica) se instalaron carriles de luces en las calles para los peatones que usan celular.

En una dirección diferente marchan las iniciativas de ciudades estadounidenses como Chicago, Nueva York y Pittsburgh. Esta última muertesemaforoslanzó recientemente la campaña “Look Alive”, iniciativa que intenta recordar a los peatones que dejan de mirar sus celulares y pongan atención a las señales tradicionales del tránsito.

Para crear consciencia y hacer ruido entre los habitantes de la ciudad, un grupo de actores disfrazados como “la muerte” se pasean por las calles asustando a los transeúntes con el fin de graficar las posibles consecuencias que trae el transitar distraído.