Tras 20 años sin cambios: La reforma que fortalece el mundo municipal

El 2017, la realidad del mundo municipal podría cambiar. Tras más de dos décadas muy rígidas en la dotación de los funcionarios municipales, la reciente promulgación del proyecto de Ley de Fortalecimiento de la Gestión y Profesionalización del Personal Municipal promete renovar los gobiernos locales. La gran piedra de tope para que los municipios tomen decisiones autónomas según sus necesidades es un decreto firmado en la dictadura, que con esta nueva ley pierde potestad.

En términos concretos esto se traduce en cuatro consecuencias principales:

  1. Se faculta al alcalde para que con acuerdo de los 2/3 del Concejo Municipal, se creen o modifiquen las plantas de funcionarios cada 8 años.
  2. Se permitirá a cada municipalidad fijar sus plantas según sus necesidades específicas, respetando los principios de probidad y responsabilidad fiscal.
  3. Se promueve la profesionalización del personal de los municipios, porque desde ahora un 75% de los nuevos cargos que se creen deberán ser técnicos o profesionales.

Este año se inyectará a las municipalidades 12 mil millones de pesos. A partir de enero del 2017, el aporte que el Estado debe hacer al fondo común municipal se cuadriplica. ($36 mil millones versus los $9 mil millones actuales). El dinero irá al Fondo Común Municipal, que es un mecanismo solidario de los ingresos propios entre los municipios del país.

La Subdere también tendrá nuevas potestades para proponer y evaluar las políticas y planes correspondientes al ámbito municipal. En cuanto a los sueldos, también hay buenas noticias. A los funcionarios que reciben menores remuneraciones se les aumentará dos grados y se les entregará un bono del 20% del sueldo a 8.700 trabajadores a partir del 2017. El personal que hoy se encuentra a contrata y que tiene ya 10 o más años de antigüedad, pueda pasar a la planta sin exigírsele concurso.